Camilo Atala: “Banca privada debe estar sólida para que sea parte del desarrollo del país”

El presidente ejecutivo de Banco Ficohsa dice que el sistema bancario hondureño está fortalecido. Destaca la atención que brindan a las pequeñas y medianas empresas

La banca privada de Honduras es uno de los pilares clave para que la economía nacional pueda alcanzar sostenidas tasas de crecimiento. Para la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS), “el sistema bancario se encuentra sólido, estable y solvente”

Estos son los indicadores al primer semestre de 2022: activos netos totales por 782,176.1 millones de lempiras, 455,489.8 millones en cartera crediticia y 494,638.5 millones en depósitos.

EL HERALDO entrevistó a Camilo Atala, presidente ejecutivo de Banco Ficohsa, sobre la situación del sistema bancario nacional.

¿Cuál es su análisis de la banca privada de Honduras?

Tenemos una banca fortalecida y esto es fundamental no solo en tiempos de crisis e incertidumbre, sino también en los momentos donde existen las oportunidades. Vivimos en un mundo donde hay inflación alta y hay una guerra, y es el momento en que la banca debe estar sólida, debe ser parte del desarrollo del país y respaldar aquellas empresas que requieren apoyo.

Es importante que la banca esté en un marco regulatorio sano, razonable y tener una claridad de la estrategia del gobierno, la banca es socio de los gobiernos en el sentido de que tenemos el mismo interés y es el desarrollo del país. Si le va bien a las personas le va bien a la banca, los bancos se deben a los depositantes, son instituciones privadas pero de interés público.

¿Está cumpliendo el sistema bancario el rol que se requiere para la reactivación económica del país?

El rol de la banca es fundamental en los tiempos que vivimos y creo que lo que se requiere en el país es tener una banca sólida para salir de la situación en la que estamos. La consolidación y el fortalecimiento de la banca es fundamental, es una responsabilidad que el regulador tiene que asegurarse. La banca es el agente económico que hace que el desarrollo económico venga más rápido o más lento. En el caso de Honduras, lo que buscamos es tener crecimientos importantes de la economía en varios sectores, y los bancos tenemos que ser conscientes de esa responsabilidad.

¿Cuáles son los sectores económicos a los que apuesta la banca para la reactivación económica de Honduras?

Cada banco tiene su especialización, pero hay oportunidades para las inversiones denominadas cercanas a las fronteras con Estados Unidos, entre ellas los sectores textil, industrial y manufactureros, en infraestructura hay oportunidades.

Los bancos tenemos una responsabilidad con la pequeña y mediana empresa, que es la que está creciendo, es la más grande, es la que más aporta al empleo y al Producto Interno Bruto (PIB).

También hay bancos enfocados en la agricultura para que el país produzca sus bienes de consumo. Creo que Honduras cuenta con una infraestructura bancaria para apoyar el desarrollo y el crecimiento económico.

¿Se ha preparado la banca para intervenir en momentos de crisis?

Los bancos hemos evolucionado después de la pandemia (del covid-19) y un tema de trascendencia ha sido el de digitalizar las operaciones, y eso ha conllevado a otro tema como es el de los fraudes, porque los usuarios financieros realizan más transacciones digitales.

La banca ha invertido más en tecnología y en protección de la información, ha madurado más, ha ampliado la cantidad de servicios, se ha capitalizado y es una muestra de que muchos bancos competimos en Centroamérica.

¿Qué opina de la inclusión financiera en Honduras?

Hay una responsabilidad de los bancos de darle acceso a las personas a los servicios como tener un crédito, realizar un depósito, recibir una remesa, y para eso ha sido clave la inversión en nuevas alternativas para la población joven como ser las plataformas digitales.