Capturan a sospechoso del asesinato de una exdiputada de Honduras

En Honduras, la Fuerza de Seguridad arrestó a un segundo sospechoso implicado en el asesinato de la exdiputada Carolina Echeverría.

El 25 de julio de 2021 asesinaron a esta diputada (2006 y 2010); que ejerció durante el Gobierno de Manuel Zelaya. Hecho donde su esposo, Andrés Urtecho, resultó herido de bala; en su residencia de Tegucigalpa.

Las autoridades señalaron que la captura del hombre, no identificado; se desarrolló en la capital hondureña por agentes de la DPI (Dirección Policial de Investigaciones) y se encuentra bajo custodia policial. 

“Será presentado a los juzgados correspondientes un segundo individuo al que se supone involucrado”, afirmó la periodista titular de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) de Honduras, Rommel Martínez.

Por otro lado, las autoridades consideran que hay avances bastantes significativos en la investigación.

Además, esto les ha permitido confirmar y construir hipótesis que desde un principio formaron parte de la línea de investigación.

Primer capturado sobre el asesinato de la exdiputada de Honduras 

Dennis Abel Ordóñez, el primer presunto implicado en este crimen; fue arrestado la semana pasada, en Tegucigalpa. De igual manera la Justicia de Honduras le impuso el martes prisión preventiva.

El sujeto en cuestión cumplirá la prisión preventiva en la Penitenciaría Nacional, la principal cárcel del país, que se localiza unos 25 kilómetros al norte de Tegucigalpa.

De esta manera se le supone responsable del asesinato de Carolina Echeverría y el asesinato en su grado de ejecución de tentativa en perjuicio de Andrés Urtecho.

En otro orden de ideas, el alto cargo policial enfatiza que todavía falta detener a otras personas implicadas en el asesinato de la exparlamentaria, por el que según medios locales de prensa, se habría pagado un millón de lempiras (aproximadamente 42.120 dólares).

Sin embargo, Martínez dijo tener la certeza de que las acusaciones que hay contra los dos detenidos están debidamente sustentadas.

Honduras finaliza el 2020 con reducción de homicidios

Honduras despide el año 2020 con una reducción del increíble 20% de homicidios con respecto al pasado 2019.

De acuerdo con las cifras oficiales, el país latinoamericano registró hasta el 26 de diciembre, unos 3.415 homicidios con un promedio diario de 9,46.

De esta manera, la cifra de homicidios con la que cerraría el año 2020 es una de las más bajas registrada desde el año 2017; según las cifras de la Policía Nacional consultadas por Efe.

Por otro lado, con la pandemia del COVID-19 y el confinamiento colectivo de la población que se comenzó a expandir en marzo de ese año; el portavoz de la Policía Nacional, Rigoberto Rodríguez agregó que en 2020 se registró una considerable disminución de homicidios múltiples.

Datos principales sobre la reducción de la criminalidad en Honduras 2020

  • La tasa registra un total de 44 homicidios múltiples, mientras que en el pasado 2019 hubo un total de 66. Una reducción considerable en este ámbito.
  • Asimismo, el portavoz policial indicó que en el año 2020 fueron decomisadas 3.881 armas de fuego y se detuvo a 19.087 personas por diferentes delitos.
  • El número de homicidios por mes se encuentra muy por debajo de los niveles registrados en el pasado 2019, generando aires de esperanza en la población.
  •  Las muertes por accidentes de tránsito, suicidios y lesiones se redujeron en un -39.1%, -16.4% y -12.2% respectivamente.
  • Las muertes violentas de mujeres y hombres han tenido una disminución considerable del 19.6% y 20%.

Para finalizar, esta disminución hizo hincapié casi de forma instantánea a partir de las medidas de restricción de movilidad y confinamiento por la pandemia del COVID-19 tomadas en todos los países en la segunda mitad del mes de marzo.

Asimismo, se espera que la reducción de estos acontecimientos siga aumentando, y genere de esta manera, un sentimiento de mayor tranquilidad y seguridad para la población hondureña al salir del confinamiento en que se encuentra actualmente en el país.

Honduras baja rápidamente la tasa homicidios entre 2011-2015

En el año 2011, Honduras lideraba el ranking de homicidios en el mundo; según datos de las Naciones Unidas, contaba con 93,2 asesinatos por cada 100.000 habitantes, o de 86,5 según cifras de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

Es decir, la sensación de inseguridad era generalizada, tanto así que el 78,5% de las personas desconfiaba en que la policía tuviera las capacidades para hacer frente a la violencia.

Por ende, los expertos señalaron que hacía falta una reforma integral de la policía, comenzando por la modernización del modelo educativo para entrenar a los nuevos reclutas.

De esta manera, en el año 2012, el gobierno de Honduras inició el proceso para reformar a sus policías. 

Como parte de este objetivo, el BID, junto a las autoridades suizas, apoyaron al gobierno para crear un programa dirigido a fortalecer las capacidades de la policía y mejorar la gestión de la investigación criminal.

Pasos para reducir la tasa de homicidios en Honduras a partir de la capacitación policial 

Primer paso

Consiste en fortalecer los criterios para la admisión de nuevos agentes. Ya que antes, para ingresar a la escuela que entrena a los policías de escala básica (Instituto Tecnológico Policial o ITP), bastaba con que los aspirantes hubieran completado la primaria. 

Con la reforma, se aumentó el requisito a que tuvieran el bachillerato finalizado. Además, se comenzó una serie de esfuerzos para motivar a que más mujeres ingresen a la policía.

Segundo paso

Engloba la incrementación en la calidad de la educación. 

Se creó un nuevo currículo con énfasis en el acercamiento a la comunidad y el respeto a los derechos humanos, además de instalaciones renovadas con mejores profesores. 

De igual manera, la duración de la formación se amplió de 6 a 11 meses, con una nueva metodología que mezcla un enfoque teórico con prácticas en terreno. 

Y por último, se incluyeron ampliaciones para atender a una mayor población femenina. Al día de hoy, más de 4.000 agentes han cursado este programa. 

Tercer paso 

Se incrementó la capacidad técnica y equipamiento de la policía, enfocados en mejorar las facultades de prevención del crimen.

Asimismo se desarrolló un sistema de información que facilita el control operativo de todas las unidades policiales.

Del mismo modo, para mejorar la labor de investigación criminal, se financió el equipamiento y la puesta en marcha de laboratorios de criminalística.

Así que, las reformas han sido sumamente efectivas. Ya que la tasa de homicidios pasó de 93,2 a 42,8 por cada 100.000 habitantes en 2017. 

De acuerdo con la encuesta global de Gallup, el porcentaje de los ciudadanos que reportan sentirse seguros aumentó en 11% de 2015 a 2016. 

Para finalizar, según la encuesta anual del Gobierno de Honduras; la confianza de la ciudadanía en la policía se triplicó, de 19% en 2015 a un 54% en 2017. 

Es decir, los ciudadanos hondureños se sienten más seguros y confían más en sus fuerzas policiales.

Disminuyen los homicidios en Honduras

 

Un informe reciente, indica que la permanente reducción de los homicidios en Honduras ha llevado a una disminución en la tasa de impunidad, y se han estado implementando cada vez, más estrategias para optimizar dicha disminución.

La disminución de 47 por ciento en los homicidios en Honduras entre 2015 y 2021 ha tenido un impacto directo en las tasas de impunidad del país, que pasó de 96 por ciento en 2013, a 87 por ciento en 2017, según un informe sobre homicidios e impunidad publicado en el mes de junio por la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ).

 

Para realizar esta conclusión, los autores del informe analizaron las estadísticas judiciales, las encuestas ciudadanas sobre seguridad, las tasas de impunidad y enjuiciamiento anteriores, así como los juicios por homicidios a nivel departamental y nacional.

 

La tasa de homicidios ascendió al 86,5 por 100.000 habitantes en 2011, después de lo cual ha habido una constante tendencia a la baja, para llegar a una tasa de solo 20,6 en 2021 y 28.3  por 100.000 habitantes.

 

Durante el primer trimestre de 2021, las autoridades de Honduras han registrado 444 homicidios, lo que representa poco menos de siete homicidios por día, según un reciente informe del Ministerio de Seguridad, reseñado por Tiempo Digital. Esto significa una disminución frente a los más de 20 homicidios que se cometieron por día durante los primeros tres meses de 2017, y los casi 11 homicidios por día durante el mismo periodo de 2018.

Estos valores son significativos para la reducción en el número de homicidios y del impacto positivo que esto ha tenido sobre la impunidad y los enjuiciamientos en Honduras.

Impunidad en Honduras

La disminución en las tasas de impunidad y homicidios en Honduras es en efecto un signo positivo. Durante años, este país del Triángulo Norte se ha ubicado entre los más violentos de Latinoamérica.

De hecho, mientras que cerca del 70 por ciento de la población de Honduras se sentía insegura en el 2016, esa cifra aumentó a casi un 90% en 2018, a pesar de un descenso gradual de los homicidios en estos últimos años, según una encuesta de 2021, sobre las percepciones ciudadanas sobre inseguridad y victimización, realizada por el Instituto Universitario en Democracia, Paz y Seguridad, de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

Además, ha disminuido el aumento de las masacres (asesinatos de tres o más personas) desde comienzos de 2019. En el 2018, el país registró un total de 39 masacres. Si continúa la tendencia de este año, las autoridades podrían registrar unas 16 masacres, más de la mitad de la cifra del año pasado.

Sin embargo, la violencia criminal no es la única manera en que los actores criminales aterrorizan a la población. Como InSight Crime lo describe en una investigación en conjunto con Global Initiative, pandillas como la Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18 extorsionan a los ciudadanos, por lo que obtienen unos US$200 millones al año.

   Tegucigalpa, la capital de Honduras, y San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante del país, por ejemplo, están invadidas por la MS13 y Barrio 18, pandillas que “controlan barrios enteros y recurren a la extorsión como una de sus principales economías criminales”, como señala el informe.

Es más, los recientes arrestos de líderes pandilleros en las dos ciudades más grandes del país parecen haber tenido consecuencias imprevistas. Las autoridades están intentando evitar la expansión de las “clicas”, como se les denomina a las células de las pandillas, en al menos 30 municipios que “tradicionalmente han sido pacíficos” en los departamentos de Santa Bárbara, El Paraíso, Choluteca, Atlántida y Comayagua, donde, según los funcionarios, los pandilleros están participando cada vez más en microtráfico, extorsión y sicariato.

Lo que se pretende decir con todo esto es que, es notoria la disminución en los homicidios y en las tasas de impunidad del país hace parte de los indicadores de la situación de seguridad de Honduras.

Honduras ya no es el país mas violento

Mano dura, cero tolerancia a la delincuencia, un soldado en cada esquina.

La receta de Juan Orlando Hernández para atacar el crimen en Honduras le empezó a dar resultados.

El presidente acaba de cumplir dos años al frente de un país que ya no carga con el título de más violento del mundo, aunque cada día asesinen a 14 personas.

Pero mientras Hernández dice que Honduras está saliendo de la “época oscura” en materia de seguridad, existen algunos cuestionamientos por las verdaderas cifras, críticas a la controvertida militarización y cierta incertidumbre por el éxito de la estrategia a largo plazo.

 

 

Cifras en Honduras

 

Para empezar hay quienes dudan de la exactitud de las cifras del gobierno.

 

“Honduras dejó de ser el país más violento en la faz de la tierra, quebramos la tendencia”, aseguró Hernández la semana pasada.

Según las autoridades, la tasa se redujo 20 puntos desde que Hernández asumió el poder en enero de 2014, desde los 75,1 homicidios por cada 100.000 habitantes al cierre de 2013 a los 56,7 actuales.

De acuerdo a cifras preliminares brindadas a BBC Mundo por el respetado Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), en 2015 se cometieron 5.108 homicidios, una tasa de 59,5 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Esto representa una disminución cercana al 10% con respecto al año anterior (68 homicidios por cada 100.000 habitantes). El descenso es aún más marcado en comparación con la tasa de 2011 (86,5).

La diferencia entre las cifras oficiales y las del observatorio se atribuye al número de población mayor que utiliza el gobierno.

“Si esta es la forma en que el gobierno está contando la violencia, eso nos hace sospechar que el manejo de datos en tema de homicidios esté siendo submedido”, señala en conversación con BBC Mundo.

“No creo que las estén manipulando al punto de que la tendencia sea la contraria, pero no estoy seguro cuán grande haya sido la reducción”, le dice a BBC Mundo Mike Allison, profesor de Ciencia Política de la Universidad de Scranton, en Estados Unidos, quien lleva dos décadas dedicado al estudio de temas políticos y de seguridad en Centroamérica.

Las autoridades aseguran que “no hay motivos para dudar de las cifras” y que se manejan con “transparencia”, de acuerdo al teniente coronel José Santos Nolasco, vocero de la Fuerza Nacional de Seguridad Interinstitucional (Fusina).

 

 

 

 

 

 

 

 

En Honduras disminuye la violencia

Honduras también dejó de tener la ciudad más violenta del mundo, según el listado que cada año hace la organización mexicana Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal.

Durante cuatro años, San Pedro Sula había ocupado el primer lugar como la urbe más violenta del planeta por promedio de homicidos por cada 100.000 habitantes, pero en 2015 fue desplazada por Caracas.

Según el último ranking, con 3.946 asesinatos, la capital venezolana tiene un promedio de 119,97, mientras que en San Pedro Sula, con 885 homicidios, el promedio es de 111,03

 

Claves del éxito en Honduras

 

Precisamente la Fusina, consideran en el gobierno, es una de las explicaciones para la reducción en la tasa de homicidios.

Creada apenas llegó Hernández al poder, quien dijo que haría lo que fuera necesario para combatir la inseguridad, cuenta con integrantes de las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional, el Ministerio Público, la Corte Suprema de Justicia, además de agentes migratorios y de inteligencia.

Son en total unos 18.000 funcionarios, la mayoría policías y soldados, que “han permitido hacer un trabajo coordinado en materia de seguridad ciudadana, ha sido fundamental”, le dice Santos Nolasco a BBC Mundo.

 

El portavoz rechaza que se trate de una “militarización” aunque en la práctica pocos dudan del creciente rol de las Fuerzas Armadas.

“Es producto de un trabajo en equipo”, apunta el vocero de la Secretaría de Seguridad, Leonel Sauceda.

En diálogo con BBC Mundo destaca el fortalecimiento de las instituciones, el mejor equipamiento y el mayor talento de los agentes que han hecho posible, por ejemplo, la captura de cabecillas de carteles del narcotráfico que luego fueron extraditados a Estados Unidos y la desarticulación de más de 170 bandas delictivas.

<span >La militarización

Hernández, de 47 años, desplegó en las calles a la Policía Militar de Orden Público y delegó en los militares las tareas de inteligencia policial y las operaciones antinarcórticos.

Con el aumento de la recaudación producto de la Ley de Seguridad Poblacional, que grava las transacciones bancarias con una tasa del 0,3%, por ejemplo, se incrementaron los fondos destinados al combate a la violencia.

Desde 2012 y hasta octubre de 2015, la tasa de seguridad le generó al Estado unos US$400 millones, destinados en un 40% a la secretaría de Defensa, 17% a la de Seguridad y 9% a la Dirección Nacional de Investigación e Inteligencia.

 

La tendencia a la militarización de las fuerzas de seguridad no comenzó con Hernández pero sí fue quien lo “institucionalizó”, le dice a BBC Mundo Migdonia Ayestas, directora del Observatorio de Violencia.

Y los recursos adicionales permitieron una mayor presencia militar hasta alcanzar los más de 15.000 efectivos, 5.000 de ellos pertenecientes a la Policía Militar.

A ello hay sumarle 13.500 policías y unos 120.000 guardias de seguridad privados, que sirven para dar una imagen del panorama al que se ven expuestos los 8,5 millones de hondureños.

Para el gobierno ha sido crucial, por ejemplo, la introducción el año pasado de los escudos áereo marítimo y terrestre que derivaron en una reducción del 70% del paso de droga por el país.

Honduras es totalmente pasiva

Honduras es pasiva totalmente. El incremento en particular de la presencia militar en tareas que antes no realizaban ha generado buenos resultados en la decrecimiento de la violencia y asesinato en Honduras.

Las autoridades admiten que el plan es que, de forma paulatina, los policías vayan tomando el rol asumido por los militares, algo que llegó a ser recomendado por el Consejo de Derechos de Naciones Unidas.

“Cuando la Policía Nacional se vaya fortaleciendo, se irá haciendo un proceso de transición, con menor número de personal de las Fuerzas Armadas en las tareas de prevención”, explica Sauceda, aunque los plazos para que ello suceda son por el momento inciertos.

 

Visión integral

Ha habido una disminución de reportes de abusos y excesos por parte de las Fuerzas Armadas pero tanto autoridades como analistas coinciden en que se trata de “casos aislados”.

Sin embargo, los analistas remarcan que los militares están tratando de conllevar la situación de mejor manera, para garantizar una seguridad óptima y totalmente optimizada.

El gobierno de Honduras está totalmente compretido en mejorar los índices de violencia, asesinato, maltratos y muertes en Honduras, por lo que cada día están implementando nuevos sistemas que permitan erradicar cada día más estos abusos

“No hay perspectivas de un accionar integral que involucre programas de prevención de violencia, mejoramiento de la capacidad de investigación criminal, ni la despolitización del Poder Judicial, que te podrían más resultados”, opina Rivera.

La recaudación de la tasa de seguridad  paso del  7%  al  25%. Esta se destina a programas de prevención de la violencia.

 

Los desafíos en Honduras

Quedan tareas por delante. Para Ruelas, director de Casa Alianza, se están abordando a fondo las verdaderas causas de la violencia, los problemas de exclusión social y la pobreza.

En Honduras es realmente increíble como ha bajado la tasa de violencia y asesinatos, gracias a los sistemas que emplea el gobierno con ayuda de los militares y la policía.

“Ha habido voluntad política de colocar este asunto como prioritario, algo que antes no sucedía”, asegura Rivera, de la Alianza Paz y Justicia.

“Hay logros que son dignos de valorar”, añade cuando pocos años atrás 20 personas al día eran asesinadas, “pero todavía quedan retos importantes”.

“No te puedes parar en el camino a recibir elogios cuando todavía tienes una descomunal tarea por delante”.

Honduras tiene menos homicidios en 2021

Pese a que hubo una disminución de 600 homicidios con respecto a 2019, el Gobierno registró un promedio de 37 crímenes por cada 100.000 habitantes, una alta tasa para un país que no vive una guerra interna.

Honduras registró en 2021 al menos 2.482 homicidios, cifra que fue menor a la de 2019, cuando sumaron 4.082, informó este sábado (02.01.2021) la Policía Nacional.

La reducción de los asesinatos en parte se debió al confinamiento que vivieron las personas hondureñas en 2020 a raíz de la pandemia de COVID-19, que se comenzó a expandir en marzo, dijo a la prensa el portavoz de la Policía Nacional, Rigoberto Rodríguez

 

El portavoz policial indicó que en 2020 fueron decomisadas 3.881 armas de fuego y se detuvo a 19.087 personas por diferentes delitos. Señaló, además, en 2017 el país centroamericano sumó 6.864 muertes violentas, en tanto que en 2018 los homicidios bajaron a 3.732.

Pese a que en 2020 hubo una disminución de 600 homicidios con respecto a 2019, la Secretaría de Seguridad registró en el año pasado un promedio de 37 crímenes por cada 100.000 habitantes, una tasa que sigue siendo muy alta para un país que no vive una guerra interna, según fuentes de organismos defensores de derechos humanos.

El Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) informó en 2020 que la mayoría de las víctimas de homicidios fueron hombres y que el 50 por ciento corresponde a personas menores de 30 años. Las muertes violentas en el país son atribuidas en mayor grado al crimen organizado y a las pandillas conocidas como maras, que pelean territorios.

 

Camilo Atala Faraj es un líder comprometido con Honduras y su gente

, ,

Camilo Atala Faraj, es un líder empresario con una gran sensibilidad comprometida con las personas; por ende, su intención es generar oportunidades para todos por igual.

Como Presidente del Grupo Financiero Ficohsa, plantea que hacer negocios en Centroamérica es una acción que no sólo beneficia a particulares, sino que impulsa el crecimiento de Honduras.

Esto por supuesto implica una apuesta por la región y un compromiso con el desarrollo, y que el sector privado esté comprometido con la gente. Además, con la lucha contra la pobreza, y fomentar una mejor calidad de vida para las personas.

Camilo Atala asegura que Centroamérica es una región llena de oportunidades

En los últimos años, Atala ha desarrollado el admirable trabajo de brindar apoyo a los emprendedores de pequeñas y medianas empresas. 

Su objetivo es lograr que concreten sus proyectos y alcanzar una mayor estabilidad que les permita tener un futuro con más oportunidades económicas.

«Hemos apostado a Centroamérica, pues es una región llena de oportunidades, algo que le permite ser ejemplo internacionalmente. Las empresas y personas deben saber que invertir en Centroamérica representan un amplio potencial de éxito ”, Camilo Atala Faraj.

Sin embargo, sabe que los tiempos son cambiantes, por ello, expresa que hay que tener claro el objetivo común, donde les permita centrar la atención y no desviarse del camino.

Ficohsa al día con la tecnología

Las innovaciones tecnológicas, representan para el sector bancario la oportunidad de ofrecer productos innovadores.

Por ende, Grupo Financiero Ficohsa no se queda atrás, ya que busca ajustarse a las innovaciones tecnológicas. Facilitando el día a día de los clientes y así ellos logren aprovechar todos los beneficios en los servicios.

“Los modelos exitosos cambian todos los días y las nuevas tecnologías hacen que debamos estar siempre al tanto de lo que está sucediendo; de las nuevas plataformas en las que debemos interactuar con nuestros clientes, empleados y actores clave ”, expresó el empresario.

Así que la intención es que todos puedan generar una conexión trascendental que ayude a lograr los objetivos.