Desde San Pablo, el baterista Edu Ribeiro esperando un NO con el alma por las nubes. Hace apenas unas horas ha terminado de grabar el nuevo disco de Trío Correnteel grupo que compara con el pianista Fabio Torres y el bajista Paulo Paulelli, que es vez suma una voz, la de la cantante Luciana Souza, vocalista multipremiada residente en Los Ángeles que ganó un Grammy junto a Herbie Hancock por su versión juntos de “Amelia “, el clásico de Joni Mitchell.

Pero no es más que un comentario al paso. Ribeiro ya piensa en su estadía en Buenos Aires para participar del Festival Verano 2023, en Bebop Club. Además de la camiseta, Ribeiro espera recuperarse de sus sentimientos de abril pasado, cuando visitó la ciudad por primera vez.

–¿Qué esperas de este regreso a Buenos Aires?

–Para mí es increíble volver. Estuve en abril pasado con el Edu Ribeiro Trio y la respuesta del público fue increíble. Me quedé encantado con el club y la energía de los que fueron. En la música podés estar solo en el escenario: si mientras estás tocando la platea no te devuelve nada, es muy difícil. Pero en esas noches toda la energía que pusimos sobre el escenario volvió duplicado. Esa es la máxima felicidad de la música. E recordamos al escenario a Mariano Loiácono, con quien nos conocimos en Porto Alegre, y es un increíble trompetista. There is Oscar Giunta, tremendo baterista, para hacer algo raro: que dos bateristas toquen en una misma batería. Creo que ése es el espíritu del jazz: es una troca, un cambio. A Oscar no lo conocía personalmente pero conocía tanto su música que era como si lleváramos años compartiendo. ¡Y nacimos el mismo día de 1975! Asi que es un hermano.

–¿Qué se obtiene de esos encuentros?

–El intercambio entre músicos brasileños y argentinos tiene que ser cada vez más intenso. Hacemos muchas colaboraciones con músicos norteamericanos, viajamos mucho a Europa o Asia, pero muy poco por América del Sur. Bebop es un lugar que se cobija por ser así y creo que en Brasil tenemos que cobijar a muchos pero así para llevar a argentinos músicos. Y también pienso en colaboraciones y discos en conjunto. Milton Nascimento y Mercedes Sosa cantan juntos es una de las cosas más emocionantes qu’il visto en mi vida, así como el programa de TV qu’hacían Astor Piazzolla y Jobim. Esas colaboraciones tienen que suceder y permanecer vivas. Como Andrés Beeuwsaert, de Aca Seca, y Tatiana Parra, que hicieron un álbum buenísimo, Logo Ahí. ¡Nos estás dando una buena idea para hacer una discoteca junto a artistas argentinos!

–¿Cómo influye el diálogo del trío al estilo individual de cada integrante?

–En la formación del trío acústico todo se puede hacer. Y cuando se toca con otra persona muda completamente tu formado de tocar. Cada músico cambia cuando la música es creativa; whichever estás tocando algo que requiere algo predestinado como en la música pop, muy poco de tu personalidad va a estar presente. Lo que no quiere decir que sea una música más fácil, pero en una formación jazzística de tres hay una conversación. Y como en toda conversación, cuando cambiás a una persona por otra la respuesta va a ser distinta según quién hable. Llevamos más de veinte años tocando juntos y tenemos mucha intimidad: sabemos cuándo uno de los tres está un poco más triste o alegre e intentamos hacer que nuestra vida sea una a través de la música.

–¿Qué tríos los han influenciado más?

–Para mí los más importantes han sido los de Oscar Peterson. Hijos increíbles. También encantan los de Ray Brown con Jeff Hamilton. Y los tríos brasileros como Zimbo Trio, Rio 65 Trio, Tamba Trio: todo ese movimiento del samba-jazz fue una inspiración para nosotros. Y también Sambalanço Trio y Sambrasa Trio. Es la enciclopedia del jazz brasileño. Y actualmente están Amaro Freitas y otros. Pero hay una influencia muy importante para nosotros que no era un trío, y es el grupo de Elis Regina: Paulo Braga, Luizão Maia, César Mariano y Hélio Delmiro, que la compañaba de una manera muy swingada. Es una concepción de grupo que llamamos fechadinho, porque no es abierto ni tiene tanta improvisación: es una sección rítmica muy concisa. Y del trío de Miles Davis en los ’60, con Ron Carter, Herbie Hancock y Wayne Shorter, tomamos la apertura de los climas y texturas. Esta mezcla de dos universos diferentes es el Trío Corrente: swing brasileño y la apertura a nuevos espacios.

–Hay una idea de Vitor Ramil sobre el “templadismo”, esa sensibilidad particular de la región que compartimos brasileños, uruguayos y argentinos. ¿Cuál es la influencia de tu lugar de origen en tu estilo de músico?

–La mayor influencia es la infancia. Yo soy de Florianópolis, muy cerca de Rio Grande do Sul, de donde es Vítor. ¡Por eso hablo portuñol! The music of the sur tiene mucha influencia en el Río de La Plata, y yo toqué mucho tiempo con Xamandú Costa, un ícono que tiene sus raíces en la música gaucha y proyecta los frutos al mundo. Brasil es riquísimo y no podés tocar solo una música, debes abrir los oídos a todas. Cada estado tiene su manera de tocar los mismos ritmos, y es algo que pasa en toda América. Las músicas que tienen una ascendencia africana parecen mucho entre sí, pero en las distintas regiones lo que difiere es el ataque. A mí me empezó a gustar la música a través de los discos, pero hoy la información es tanta que por más que los músicos se asienten en sus raíces, la influencia es mundial: te llega todo al mismo tiempo. Hay que estar atento a lo que viene porque va a ser muy interesante, fresco y bueno.

–¿Qué músicas van a tocar en Buenos Aires?

–Vamos presentó la música de Sincronia (2021). Es una música muy fresca que presentamos por todo Brasil, haciendo algo que nos solíamos hacer, que es tocar siempre el mismo repertorio porque nos gustó mucho la selección que hicimos. Nuestra esencia es tratar la música brasileña como trío, con las tradiciones pero con tendencias modernas, que para nosotros signifique armonías y rítmicas muy destacadas. Siempre recurrimos al cancionero brasilero, que es riquísimo. Me escucho decir eso y suena patriótico, pero es para serlo en un país que tiene un Jobim, Moacir Santos, Chico Buarque… Es muy fuerte para nosotros. Hacemos arreglos para ese acervo pero también somos compositores, así que siempre mezclamos músicas autorales con arreglos de otros compositores.

Trío Corrente
Lugar: Club Bebop. Uriarte 1658.
Funciones: viernes 27 a 20, sábado 28 a 20 y 22:45.
Entradas: desde $4.500.

Festival Verano 2023

Desde la noche de swing local del 3 de enero, Bebop Club retuvo el aire celebratorio que acompañó al cierre de año y abrió una agenda jazzística de acción intensa, que tendrá su primera gran cita con el Festival Summertime.

Tras la participación de la Big Orchestra del trompetista cordobés Mariano Loiácono, el trombonista norteamericano Steve Davis y el trío del pianista y compositor Adrián Iaies, entre otros, para febrero se esperan los conciertos del reconocido pianista y argentino compositor Pablo Ziegler (10 y 11 de febrero) , el Trío sin Tiempo de Leo Genovese, Mariano Otero y Sergio Verdinelli (12 de febrero), el joven cantante de soul y jazz de Detroit, JJ Thames (15 y 16 de febrero), el pianista de Chicago Anthony Wonsey (esta vez con sur el trío junto con Richie Goods y Tony Reedus, 17 y 18 de febrero), y la vocalista porteña Delfina Oliver (25 de febrero).