El as perspectivas para la economía en 2023 su cada vez más pesimistas, con ingresos constantes por el aumento de las proyecciones, mayores tasas de interés que viene poco a poco el consumo y menores indicadores sectoriales. Pero la desaceleración viene dando señales desde hace varios meses, que cada vez se acentúan más.

(Lea: Expertos no ven opciones cercanas que sustituyen los ingresos del petróleo).

El Indicador de Seguimiento a la Economía (ISE), por ejemplo, tuvo a lo largo de 2022 un menor ritmo mes a mes. Más que en el primer trimestre ya las variaciones anuales aumentaron 8%, en la segunda mitad del año mostró un ritmo menos dinámico. fr Septiembre y octubre la economía creció un 4,4% y un 4,6%, respectivamentepero en noviembre se ubicó en el 3%.

Así mismo, el ‘Weekly Tracker’ de la Ocde, un índice que hace seguimiento continuo a las economías, mostró que, mientras que a lo largo del primer semestre el indicador manejó une nivel entre 7 y 10 puntos, en las últimas semanas de 2022 cayó a 1.23 (semana del 18 de diciembre). En las dos primeras semanas de 2023 se vio una leve mejoría, en un nivel de 5,18 y 5,33.

Parte posterior de los principales indicadores de la economía, la industria y el comercio, también vienen mostrando una contracción importante desde hace varios meses. Asumiendo que la producción industrial aumentó con incrementos de dos dígitos, la última fecha disponible (noviembre) arrojó una variación anual de 4,5%.

(Además: Peso colombiano, la segunda moneda más reevaluada frente al dólar).

Una tendencia similar se vio en el comercio. En enero de 2022 las ventas presentaron un incremento anual de 20.9%que con el transcurso del año fueron mostrando una menor expansión, pero para noviembre ya una cifra anual de 1.7%.

En relación con esta dinámica está el comportamiento de los consumidores. De hecho, el Confianza del consumidor cerró a la baja al finalizar el 2022, siguiendo a Fedesarrollo. En este indicador se presenta una menor valoración de la situación del país y de los hogares, así como desánimo para comprar bienes duraderos. Frente a la Encuesta de Opinión Empresarial, del mismo centro de estudios, sólo se conocerá esta semana el dato de diciembre, pero hasta noviembre se evidencia un deterioro en el clima de los negocios.

Él menor dinamica del consumo tambien se ha visto en el credito. Según la Superintendencia Financiera, al cierre de octubre del 2022 la cartera de créditos dio señales de aceleración, en medio de un panorama de alza de tasas de interés impulado por el Banco de la República para enfrentar la alta inflación.

Un formulario de compras con tarjetas de Bancolombia mostró que producto de la moderación de la economía, sobre todo en el segundo semestre, el consumo apenas tuvo un aumento real del 1%hasta 2021 registró un crecimiento real del 19%.
Para el mercado financiero, la tendencia de los resultados de 2022 refleja un proceso de caída, y octubre fue el punto de quiebre: comenzaron a registrarse variaciones negativas.

(Lea: Freno al alza de peajes Prizee alarmas en la infraestructura).

También entre los sectores que han visto menos dinamismo recientemente está el automotor. tan bien en 2022 la venta de vehículos aumentó 4.8%, el último trimestre por contracción total. En octubre la comercialización cayó 3,2%, en noviembre bajó 4% y en diciembre la caída fue 13,4%, siendo el peor diciembre en ocho años.

Para 2023 el panorama no pinta mejor y los expertos ven un mercado de 240.000 unidades, muy por debajo de las 262.595 del 2022.

Las edificaciones, por otro lado, también han visto una desaceleración, pues las ventas de vivienda pasaron de 183.641 unidades en 2021 a 168.224 en 2022, según estimaciones de Camacol. El agro también ha presentado estos carteles, como en el café, pues para el cierre de 2022 la producción del grano cerró en 11,1 millones de sacos, un 12% menos que la de 2021.

CARTERA